Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
{{dayName}} {{day}} de {{monthName}} de {{year}} - {{hour}}:{{minute}} hs.
Dólar (BNA): $205,50 / $213,50
Dólar Blue: $386,00 / $390,00
Sociedad

Natalia Rojas explotó en redes hablando de su padre

La hija del ministro asesinado y aún sin esclarecer hizo en Facebook un posteo emotivo, serio y filoso que merece la pena prestar atención.

Estamos solos, con esa frase inicia el posteo de Natalia Rojas, hija del Ministro asesinado hace unos meses del cual aún no se tienen indicios de la investigación en otra clara muestra de desmanejo institucional del gobierno de Jalil

El posteo aclara que no se refiere solo a ella y a su familia, dice que el posteo hace referencia a todos, a que como sociedad estamos desamparados. Habla y reclama justicia diciendo que: " Tantos casos sin resolver, crímenes, desapariciones y nadie sabe nada! La policía, judicial, jueces etc. Nadie, nadie!!! hace las cosas como corresponde. A nadie le importa nada! Nadie pero nadie! piensa que pasaría si transitaran por lo mismo, nadie piensa que una mamá, papá, hermanos, hijos, amigos fueran víctimas de algún hecho aberrante o se encontraran desaparecidos, atrapados, etc. "

El reclamo es serio, firme y sentido por quien lo dice y no es para menos, la muerte de su padre, el Ministro de Acción Social, aún no ha sido esclarecida. Ni esclarecida, ni investigada, no hay pistas ni rastros del homicidio que se encamina a ser una suerte de Nisman local.

El reclamo que se continua viralizando sigue diciendo que: " Nadie se imagina ni un poquito apenas lo que se siente, la impotencia, la injusticia, el vacío, el sufrimiento tanto nuestro como de la víctima en sí, nadie, nadie lo sabe! Nadie sabe como nos sentimos, nadie sabe como estamos, como nos esta afectando y cada día más todo esto! Cada uno de mis hermanos y sobrinos estamos muy mal, la estamos pasando horrible, y cada día peor! Mi papá ya no está!"

Lo que dice Natalia cala hondo en la sociedad y debiera llevarnos a reflexionar sobre como actuamos como sociedad, donde estamos parados a la hora de reclamar. Reclamar nada menos que una vida, la vida de un ministro. Si la vida de un ministro termina así, ¿que nos queda a los ciudadanos de a pie?

El posteo concluye: " Y nuestro mundo se derrumbó, nada nos lo va a devolver, ya no lo tenemos más, ya no va a venir a ayudarme con las plantas, ya no nos va a ayudar con temas de la casa, ya no tendremos nuestro asado familiar todos juntos, ya no!!!. Estamos solos! Esto parece no tener fin. Estamos solos... pero no sólo nosotros, porque ahora puedo ver la realidad, ahora puedo ver esta cara del mundo, y veo que justicia no hay, veo que muchos crímenes o desapariciones no fueron resueltas o no de la manera que deberían haber sido, cuantas que solo por dejar visto que "trabajaron y resolvieron bien todo" apresaron a gente que no eran los verdaderos culpables, tapando la verdad, cuántas muertes catalogadas como natural o accidental, cuantas más que nunca se sabrán la verdad... hoy siento que muchos bailan sin drama por la plata, hoy me siento desprotegida, hoy me siento sola, hoy sé que si no me cuido yo, no lo hará nadie que haya jurado que sí lo haría, hoy somos sólo nosotros, solos cuidándonos entre sí..."

No queda mucho que agregar, no queda mucho por decir frente al dolor de una hija que perdio a su padre, a la sazón ministro provincial. Lo que si queda es un sentimiento de desmanejo absoluto de todo lo que pasa en el estado. Si esto le paso a un ministro, ¿que le queda a la sociedad?

Asesinato del ministro

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso